La ley electoral canaria es un fraude a la democracia.

Fuerteventura Limpia : lunes, 7 de noviembre de 2011 2 opiniones
El inmovilismo en Canarias tiene varias raíces. Una de ellas es un sistema electoral diseñado para imposibilitar la renovación del Parlamento de Canarias y que contiene una dosis importante de perversión. El sistema electoral canario es un fraude democrático. De hecho el sistema es cualquier cosa menos democrático.

Cuando se suele hablar de reforma electoral se suele hablar de la Ley de D'Hondt o la necesidad de listas abiertas. En Canarias no es que no existan listas abiertas o que la Ley de D'Hondt beneficie a los grandes partidos estatales, sino que además se dan una serie de perversiones adicionales que hace que el sistema sea un fraude a los ciudadanos.

✔ La magnitud media es el promedio de diputados por circunscripción (número de diputados/ por número de circunscripciones). Se estima que para que un sistema sea aceptable la magnitud media ha de ser al menos de 10. Cuanto menor sea la magnitud media peor representatividad y proporcionalidad tendrá el sistema.


✘  En Canarias, 8,5 diputados por circunscripción; la media del Estado es de 16 diputados.

Es decir, los diputados electos en Canarias son la mitad que el promedio del resto del Estado. Se estima que una democracia debe tener una magnitud media de como mínimo 10 para que se considere aceptable.

Canarias no sólo tiene la magnitud media más baja de todo el Estado, es que ni siquiera llega a los 10 que se considera como mínimo aceptable en las democracias occidentales. El número de diputados electos en Canarias es insuficiente para garantizar una correcta representación.

 El umbral efectivo se define como el % mínimo de votos que debe adquirir una fuerza para obtener un diputado. En Canarias es necesario adquirir el 8,2% de los votos para obtener representación, más del doble que el promedio del Estado que es del 3,9%.


✘  El sistema electoral canario no sólo es el de menor proporcionalidad, sino que además es el más restrictivo. 

En Madrid se saca un diputado con el 0,68% de los votos, en Catalunya con el 2,17% y en Euskadi con el 2,92%. En Canarias un diputado cuesta el 8,20% de los votos.

Además, se establece una barrera electoral que varía entre el 3 y el 5% de los votos según CC.AA. Es decir, para que una fuerza pueda tener representación en Andalucía o Cataluña debe superar el 3% de los votos. 

En Canarias, por el contrario, se establece la barrera más alta de todo el Estado con el 6%, el doble que en Andalucía o en Catalunya. Para que una fuerza pueda tener representación en Canarias debe superar el 6% regional. 

✘  Para que una fuerza pueda tener representación debe superar el 30% de los votos a nivel insular.
La doble barrera hace que formaciones con 1.500 votos obtengan un diputado y otras con 45.000 votos no obtengan ningún diputado al no haber alcanzado el 30% insular. También hace que formaciones con 45.000 votos no obtengan representación porque no alcanzan el 6% regional y ese diputado vaya a una formación que sacó tan sólo 20.000 votos.

Otra «perversión» del sistema es que somos la única comunidad autónoma con número de diputados par, todas las demás tienen número impar. El resultado es que la distancia a la mayoría no está en un diputado (lo normal) sino en dos. Y eso que todavía no hemos hablado siquiera de que la consecución de un diputado en Gran Canaria o Tenerife requiere 17 veces más votos que la obtención del diputado en el Hierro.

Tampoco hemos mencionado que Fuerteventura con 102.000 habitantes tiene menos diputados (7) que La Palma (8) con tan sólo 87.000 habitantes.

El sistema electoral canario es antidemocrático en grado sumo, continuista, que hiperfavorece a los grandes partidos y esto impide la renovación y el cambio al tiempo que genera corrupción y clientelismo.

(*) Fuente: Elaboración Mencey Macro + Elaboración propia.
MÁS INFORMACIÓN: http://fuerteventuralimpia.blogspot.com

2 comentarios ¡Publica el tuyo! : for La ley electoral canaria es un fraude a la democracia.

  1. A ninguno de los tres partidos les conviene cambiarla por lo aquí expuesto. De esa forma pueden seguir manteniendo el chiringuito electoral y sus respectivas prevendas con sus afiliados y cargos públicos.

    ResponderEliminar
  2. La ley electoral es para las elecciones al Parlamento de Canarias, aunque es un buen momento para hacernos oir porque después de las municipales a muchos se nos quedó un mal sabor de boca con tanto atropello y desigualdad

    ResponderEliminar

Contradicción Canaria

Cuando CC acusaba al Marqués de ser «el último dictador de Europa».

Javier Fernández Quesada

Javier Fernández Quesada. Asesinado por la Guardia Civil española en La Laguna (1977).