La formación populista Votemos La Oliva da tres meses a los extranjeros para que aporten la documentación sobre su estancia legal en el municipio o que, en caso contrario, se les eche del padrón municipal. Vincula el blanqueo de capitales y el dinero negro con la condición de doble residente



La idea contó con la unanimidad de la asamblea del partido instrumental de Podemos, denominado Votemos La Oliva –es decir, Cirilo González, ex líder juvenil de la UCD; el granadino Álvaro de Astica; y el sevillano Patricio Carneiro– fue presentada el pasado 25 de enero en el Ayuntamiento de La Oliva (Registro de Entrada nº 917) y pretendía ser una herramienta de lucha contra el blanqueo de capitales y el lavado de dinero negro (?!), una competencia que no es municipal y que, como ya avanzamos en este artículo, está siendo investigada por los que sí tienen competencia en la cuestión. 

El escrito, que reproducimos literalmente, pide que se acuerde por el pleno: 

  1. Que a partir de ahora se exija a los extranjeros la baja en su municipio de residencia bien sea por documento municipal o con la inscripción en el registro de residentes en el extranjero de su país.
  2. Solicitar a todos los extranjeros del municipio que en un plazo no superior a tres meses aporten dicha documentación al registro municipal. En caso contrario darles de baja de dicho padrón

Se da la circunstancia de que muchos extranjeros no tienen dicha documentación por múltiples razones y que, sin embargo, deben inscribirse en el padrón municipal para poder obtener la asistencia sanitaria, para solicitar la regularización o permisos de residencia y trabajo, y para realizar la inscripción escolar de sus hijos. Por otra parte, los descuentos de residente sólo son aplicables para viajar dentro del Estado español, y no «para viajar a Italia», como afirma el concejal Álvaro de Astica.

El artículo 72 del Reglamento de Población y Demarcación Territorial de las Entidades Locales obliga a que las bajas del padrón municipal se hagan con audiencia del interesado. Además, si el interesado no manifiesta expresamente su conformidad con la baja, ésta sólo podrá llevarse a cabo con el informe favorable del Consejo de Empadronamiento. Asimismo, respecto a los extranjeros en el municipio de La Oliva, hay que tener en cuenta que el artículo 101 del mismo texto legal afirma que el municipio de destino remitirá, en los diez primeros días del mes siguiente, el alta al Instituto Nacional de Estadística que la trasladará a la Oficina o Sección Consular, a través del Ministerio de Asuntos Exteriores, la cual procederá a dar de baja al interesado en el Registro de Matrícula sin más trámite. 

La medida, de llegar a aplicarse, supondría un caos administrativo y, probablemente, produciría el empadronamiento en el municipio vecino de Puerto del Rosario, para evitar este disparate jurídico-administrativo. «Las personas que apuestan por Fuerteventura como lugar de blanqueo de capitales optarán por otros destinos», sentencia el escrito.

Los resultados de las oposiciones a funcionarios interinos del CAAF son calcados al reparto del pacto Coalición Canaria – PSOE: La hermana del expresidente del Cabildo de Fuerteventura, Mario Cabrera, consigue la plaza de tesorera; y el hijo del expresidente del PSOE majorero, Manuel Hernández Hierro, la de interventor.


Los responsables del pacto CC-PSOE se alegran de ver cómo dos de los suyos aprueban la convocatoria para una plaza de funcionario interino como Técnico de la Administración Especial, en las especialidades de Tesorero e Interventor. Los únicos aprobados para las dos plazas convocadas son: 

  • Alicia Cabrera González: Hermana de Mario Cabrera González, expresidente del Cabildo de Fuerteventura, responsable del bodrio jurídico del ERE de La Oliva que tumbaron los Tribunales de Justicia. Es conocida en varios consistorios en los que ya ha prestado su asesoramiento jurídico. 
  • Manuel Hernández: Hijo de Manuel Hernández Hierro, expresidente del PSOE de Fuerteventura, siendo sustituido por Rita Díaz. Blas Acosta le nombró asesor de su Consejería en el Cabildo Insular de Fuerteventura. 
Se da la circunstancia de que, como alertamos en este artículo, Marcial Morales cambió posteriormente los requisitos de la convocatoria para que cupiera en la lista un Licenciado en Derecho.

¿Será casualidad que los únicos aprobados de la convocatoria sean dos personas con lazos de sangre con el pacto que desgobierna la isla de Fuerteventura?

Mientras, en Podemos Fuerteventura siguen sin saber lo que es el CAAF...
Como ya advertimos hace unas semanas -parece que los asesores jurídicos de los partidos proponentes no fueron a clase ese día- la moción de censura necesitaría de una mayoría reforzada para prosperar. Los números de CC, PPMAJO y NC no salen. 

¡Los asesores al ataqueeeee!
  
El PPMAJO y la mayoría reforzada.

Según el artículo 197 de la LOREG, dado que Pedro Amador forma parte del Partido Progresista Majorero, y aunque le expulsen de militancia, opera la reforma de la L.O. 2/2011 de 28 de enero que afecta a la mayoría necesaria para la moción de censura. 

Si el PPMAJOM (Partido Progresista Majorero - sector Marqués) quisiese proponer la moción de censura, en lugar de una mayoría absoluta (11 concejales) necesitarían sumar un concejal por cada uno de los concejales del PPMAJO (15 concejales) para poder destituir al Alcalde. Los números no salen. 

El comando zamorano-granadino quiere más show. 

Pensaban que hoy finalmente se produciría la moción de censura y así seguir abriendo titulares. La condenada por desobediencia Rosa Fernández (Zamora) no lo sabe, el de las bromas con la cocaína Álvaro de Astica (Granada) tampoco; precisamente porque prefieren que el espectáculo de los últimos días siga y no destape la carencia de propuestas de las formaciones políticas PSOE y Votemos. Están absolutamente perdidos. 

Pedro Amador manda a Celino a FITUR.

Pedro Amador mientras tanto sigue ejerciendo de alcalde y ya ha nombrado a Marcelino Umpiérrez, de Nueva Canarias, para que vaya en representación del municipio de La Oliva a la Feria de Turismo en Madrid, gastos pagados, en lo que puede ser interpretado como un indicio del futuro pacto en ciernes. 

La fórmula del éxito: Pedro+CC+PP+NC.

En virtud del artículo de la LOREG anteriormente mencionado, que dificulta al máximo aquellos cambios de gobierno que se vean contaminados con firmas de quienes pudieran haber incurrido en conductas propias del transfuguismo, sólo cuadrarían los números si son concejales ajenos al PPMAJO los que firman la moción de censura. 

En este sentido, sólo cuadra la fórmula: Coalición Canaria (5), con Partido Popular (3) y Nueva Canarias (2) y Pedro Amador (1) de Alcalde. 

Fecha: viernes, 15 de enero de 2016 [ 2 ] comentarios Temática:

La maniobra para evitar la reunión con el Delegado del Gobierno.

Domingo González Arroyo presentó el 2 de enero de este año un escrito con registro de entrada en el Ayuntamiento de La Oliva arrogándose la condición de concejal sin serlo, pudiendo cometer un delito de usurpación de funciones públicas. Pretendía destituir a Pedro Amador para que no se reuniera con el Delegado del Gobierno en funciones.

Ayuntamiento de La Olva (¡las prisas..!)

El escrito fue presentado para remover a Pedro Amador del cargo de Portavoz del Partido Progresista Majorero antes de la reunión con el Delegado del Gobierno en funciones. Los otros firmantes son Evelin Gómez Morera, Guacimara González Vera y Rafael Antonio Avendaño.

La reunión se produjo en una fecha indeterminada en la sede del PPMAJO y se firmó con fecha de 22 de diciembre de 2015, ya habiendo sido cesado del cargo de alcalde por la Junta Electoral Central, como anunciamos en primicia. No obstante, no es hasta el 2 de enero de 2016 cuando se le da registro de entrada en el Ayuntamiento, después incluso del polémico pleno en el que se intentó in extremis salvar el presupuesto municipal para el año corriente.

¿En qué consiste la usurpación de funciones?
Bajo el término "Usurpación de funciones públicas" la expresa regulación del artículo 402 del Código Penal, define el ilícito como aquella conducta delictiva que reviste forma de falsedad personal consistente en el ejercicio de actos propios de una autoridad o funcionario, atribuyéndose carácter oficial, careciendo de las condiciones precisas para su ejercicio.
Menos bromas con esnifar cocaína...
Además de gente maravillosa que ha conseguido aunar lo mejor de la cultura majorera con la italiana, también está empezando a hacerse notar la peor cara del colectivo italiano en el norte de Fuerteventura. Aquí algunos ejemplos que nos han hecho llegar. 

Investigación sobre blanqueo de capitales 

La proliferación de negocios regentados por italianos empieza a causar sospechas entre los agentes encargados de delitos económicos. Es fácil encontrar en el pueblo marinero de Corralejo multitud de establecimientos montados con una inversión millonaria en los que no entra ni un solo cliente. Son cafeterías, pizzerías y restaurantes italianos que están sirviendo de tapadera para el blanqueo de capitales.



La operación, según nos cuentan agentes especializados, consiste en traer dinero no declarado a la Hacienda italiana y camuflarlo con facturas falsas en Fuerteventura. «La hostelería es ideal para estas prácticas», asegura. «Nadie va a vigilar si venden un café o cien cafés, con ello consiguen declarar como legal un dinero que no lo es», afirma este agente.

Italianos only: requisito para trabajar en una cafetería

Leemos varios correos electrónicos de jóvenes majoreros que han intentado conseguir trabajo en el norte de Fuerteventura. «Recuerdo presentar mi curriculum en varias cafeterías en Corralejo y que el dueño, italiano, me preguntara, ¿eres italiana?», nos escribe. «La lista del paro la bajarán en Italia porque aquí no», concluye.

Es la parte amarga de una estrategia comercial orientada a la cada vez mayor presencia de italianos en la isla, en la que los clientes demandan que se les atienda en su idioma.

Fiestas en una zona protegida 

El tema de las fiestas en el Parque Natural de las Dunas de Corralejo fue una de las grandes polémicas hace unos meses en las redes sociales, según nos cuenta un lector a través de correo electrónico. «Por suerte, el Ayuntamiento de La Oliva y el SEPRONA se animaron a intervenir», afirma. No obstante, matiza que «un concejal ecologista encima animaba a acudir a estas fiestas». No aclaró a quién se refería.

Estas célebres fiestas se celebraron sin autorización posible, dado que se trata de un parque natural protegido. Además, siendo zona de especial protección de aves (ZEPA), la música a alto volumen está totalmente prohibida. «Aquel video circuló por todo Internet», nos confirman.


La fiesta estaba organizada por un empresario italiano y acudieron varios DJs venidos de aquél país. Curiosamente, ningún grupo político municipal de la oposición presentó una queja ante aquel atentado medioambiental.

MÁS INFORMACIÓN: http://fuerteventuralimpia.blogspot.com
Fecha: sábado, 2 de enero de 2016 [ 5 ] comentarios Temática:

Malcolm X y la canariedad, su praxis política sigue vigente.

Cristian Sima Guerra

Malcolm X (1925 – 1965) no era un hombre cualquiera. Era un hombre negro. Un hombre negro en una sociedad dominada por los blancos. Su padre, defensor de los trabajadores, fue asesinado por supremacistas blancos (Black Legion, una sección del Ku Klux Klan). No es sorprendente, cuando eras negro en los Estados Unidos de América entre los años veinte y sesenta, tus oportunidades de vida eran bastante reducidas: la delincuencia, la droga, la cárcel y la muerte temprana serían tu destino, y de hecho era el destino habitual de los negros estadounidenses. 

Malcolm X no fue una excepción, hizo lo suyo: venta de drogas, proxenetismo, robos, crimen organizado, 8 años de prisión y murió asesinado a tiros. Era, como se dice en la jerga marxista, un «lumpemproletario». Su color de piel no era importante por capricho, era importante porque determinaba sus oportunidades de vida, le indicaba dónde y en qué podía trabajar, en qué banco sentarse, en qué hotel alojarse, en qué parte de la guagua tenía que ir, etc. Si eras negro no sólo eras invisible (ciudadano de segunda), sino que además eras odiado. Con frecuencia también eras golpeado o asesinado por racistas blancos, fuesen miembros de las fuerzas del Estado o civiles. En los estados del sur habitualmente el KKK ahorcaba negros por pura diversión, algo que Billie Holiday relató con sabiduría y elevada tristeza en su canción Strange Fruit

En este contexto Malcolm X interiorizó una cosa, una idea, un concepto: los negros estaban racialmente oprimidos. Esa opresión racial, entendió Malcolm, se justificaba y legitimaba con todo un sistema ideológico racista y se fundamentaba en el poder de los capitalistas blancos: «no puedes tener capitalismo sin racismo», declaró en 1964. Ese sistema ideológico manipulaba brutalmente la historia de los negros en su continente de origen, África, y también en América. Esta manipulación convertía a los negros en unos salvajes sin cultura, ni capacidades físicas ni mentales a los que simplemente había que esclavizar y explotar. Malcolm X y muchos como él, durante cierto tiempo, renegaron de ser ciudadanos estadounidenses, ya que los blancos estadounidenses eran responsables de las más duras condiciones de vida de los negros, debido a los crímenes que ellos -los blancos- cometían contra éstos. Sin embargo, más tarde resaltó su «negritud» en un contexto americano: se comenzó a considerar afroamericano. 

Esta parte, sin duda, continúa plenamente vigente en el mundo. Canarias no es una excepción. Malcolm X hizo ver a los estadounidenses blancos y al mundo entero que EEUU era -y sigue siendo- una sociedad racista (en aquel entonces era algo que se ponía en duda, aunque ahora se sepa con claridad), que negaba la ciudadanía plena a todo un grupo social: los negros, los afroamericanos. ¡Se me antoja profundamente llamativa la enorme similitud con Canarias! Todos recordamos cómo en el colegio nos enseñaron la historia canaria desde el punto de vista europeo: los guanches eran salvajes. Pero, ¡no solo eso! Los guanches, además, ¡eran blancos! (algo de sobra conocido) y, peor aún, ¡la sociedad canaria actual es toda blanca! 

Recuerdo a mis padres contándome que mi padre era 'el primer negro en Fuerteventura'
Todavía recuerdo durante mi niñez a mis padres contándome que mi padre era el primer negro en Fuerteventura. Incluso apareció en una revista que todavía guarda mi hermana: «el primer oficial negro en el ejército español en Canarias» decían para referirse a él. Igual que en los EEUU de Malcolm X, en Canarias se niega el elemento negro. No sólo el reciente, sino también el histórico. En este archipiélago, bajo el aún vigente colonialismo español, se introdujo población negra con el fin de siempre: explotarlos y esclavizarlos. Toda esa gente, como es lógico, dejó su descendencia, por ello a día de hoy es que podemos ver a algunos canarios negros con proyección histórica en el Archipiélago (padres, abuelos, bisabuelos… canarios), ¿algún día los llamaremos afrocanarios?

No es sorprendente que desde el españolismo en estas pequeñas islas se niegue todo lo que huela a africano. Por ello es que el independentismo se ha agarrado con tanta fuerza al africanismo (entendido éste como amazigismo, fundamentalmente). Sin embargo, para mi sorpresa: ¡también se niega al elemento negro en el propio africanismo amazigista canario! No he visto pocas veces cómo los independentistas canarios (de este y otro tipo) me preguntan si soy cubano, venezolano o cualquier otra nacionalidad que se les ocurra y, tras explicar que en realidad soy majorero, muchos de ellos continuaban (y seguramente alguno continua a día de hoy) sin creerme. Sencillamente, es inaceptable que me identifique como canario. ¿Un canario mulato? «Venga, ¡es imposible!», «no me jodas, ¡seguro que eres cubano, se te nota en el acento!». El mismo sistema ideológico racista que sólo exalta lo blanco. Lo blanco como civilizado. 

Nos enseñaron que los guanches eran salvajes ¡y además eran blancos!
Las gloriosas civilizaciones bereberes del norte de África, expuestas a la sociedad canaria como ejemplo de grandeza frente a los salvajes africanos subsaharianos negros (este racismo norteafricano blanco fue objetivo de contundentes críticas de intelectuales revolucionarios africanistas como Frantz Fanon, autor, curiosamente, sobradamente leído en el Archipiélago, aunque esta parte de su obra haya sido sospechosamente olvidada, a pesar de ser fundamental), lo blanco como única vía posible, lo blanco como lo admirable. Me resulta profundamente contradictorio ver como sociedades racistas como la británica acepten que existen ingleses negros, mientras que en el independentismo revolucionario canario todavía se caigan en estos tópicos facilones y superficiales, dignos de una falta de análisis riguroso y serio de la cuestión identitaria.

La clave reside, a mi entender, en que se sigue entendiendo la identidad como si se tratara de una estructura fija, estática, rígida. La identidad canaria, para determinados sectores amagizistas (incluidos los que se sienten tan socialistas como amazigistas), se constituye exclusivamente por los elementos indígenas (bereberes/imazighen), todo lo demás es «identidad robada» e «impuesta». Incluso los intercambios, sincretismo y mestizajes entre esclavos negros y canarios son apartados del análisis. En el libro de texto, pero también en el imaginario colectivo (inclusive el independentismo revolucionario) sólo hay una forma de ser canario: siendo blanco. Todos los que somos hijos «ilegítimos» y «no deseados» (es decir, los no blancos), podremos ser muchas cosas (podemos ser incluso de países en los que no hemos nacido, créanme), pero nunca canarios. Por todo lo expuesto, considero profundamente necesario para el independentismo canario revolucionario el realizar una revisión de cómo se ha entendido la identidad en el Archipiélago. Como mínimo, debería comenzar a percibirse ésta como un proceso, y no como una estructura fija. En este sentido, se podría hablar de procesos de identificación, entendiendo que estos procesos se producen en el seno de unas relaciones sociales dadas -las cuales, a su vez, están sujetas continuamente al cambio y la transformación-, de modo que el proceso de la identificación nunca es concluyente. 

Por otro lado, debemos entender que en la sociedad capitalista hay distintos grupos sociales con distintos intereses materiales, por lo que cada grupo social puede combinar diversas identidades y diversas pertenencias (religiosas, sexuales, de género, étnicas, subculturales, etc.). De hecho, las clases sociales subalternas o los pueblos colonizados y dominados pueden desarrollar configuraciones identitarias no subordinadas al orden dominante identitario (en el caso canario la identidad dominante es claramente blanca y europea, en ella se niega todo africanismo y toda negritud, pues se pretende acercar al pueblo canario al sentimiento e identidad españolas; de momento el independentismo sólo ha recuperado una parte africana -la blanca, la bereber- , sin embargo aún no ha llegado el turno de la recuperación de la negritud canaria). Es más, podemos aventurar que dichas identidades que cuestionen al orden e ideología dominantes entrarán en lucha -tal y como ocurrió en Argelia o Viet Nam-, buscando modificar, negociar, resistir o incluso derrocar su reinado, su hegemonía. 

En esta línea yo propongo una posible alternativa: el reconocimiento objetivo del elemento negro de la población canaria, es decir, la existencia de descendientes (actuales o históricos) de africanos negros en el Archipiélago. Incluso podríamos ir más allá y considerar que el colonizado canario es, de cara al europeo, un indígena, un no blanco. En esta línea Malcolm X señalaba: «cuando digo “revolución negra” me refiero a todos los que no son blancos: los negros, los morenos, los rojos o los amarillos, es decir, a los explotados del Sur». En definitiva, reclamo la existencia de los canarios negros y nuestro derecho a reivindicarnos como tal, como canarios. Sin que nadie nos deba poner en duda o señalar que «seguro que somos cubanos». 

entrevista destacada

Entrevista al SCI de Intersindical Canaria en Fuerteventura.

Javier Fernández Quesada

Javier Fernández Quesada. Asesinado por la Guardia Civil española en La Laguna (1977).