José Saramago sobre el Cotillo

Fuerteventura Limpia : domingo, 27 de junio de 2010 5 opiniones
,
José Saramago

Al principio, todos los hombres eran dueños de la tierra. Luego llegó el día en que una persona puso cerco a una parcela y dijo, “Esto es mío y lo voy a trabajar para mí y mis descendientes”. Qué lejos estaba ese hombre de suponer que aquel acto más o menos egoísta, más o menos ingenuo, quizá necesario, iba a acabar en esta sinrazón precavernícola y disparatada, irracional y por tanto inhumana, en que algunos propietarios de la tierra se han instalado, creyendo, sin ninguna razón moral que lo justifique, que son algo más que simples usuarios de la tierra, porque la verdad incuestionable es que la tierra es de todos y todos tenemos sobre ella derechos y obligaciones.

Quizá alguien puede venir diciendo “Esto es mío y voy a hacer aquí un imperio de hormigón que me va a rendir muchos millones que luego me llevaré a la tumba para alimentar a mis gusanos”. Hay quien piensa así, desgraciadamente, pero la sociedad entera tiene la obligación de hacerle entender que carece de derecho, porque la tierra y el bien común esta por encima de la desmedida ambición y del crimen. Y crimen es herir una tierra que no es infinita, un paisaje que no tiene la culpa de ser hermoso, unas personas que no pueden ser atropelladas por lo peor de esta civilización, por el dinero rápido, la soez grosería, el encanallamiento de quien nada respeta porque nada entiende.

Hay hombres así, constructores que no saben qué significa el concepto respeto, políticos sin escrúpulos y sin imaginación que promueven y fomentan la destrucción inmediata porque carecen de ideas alternativas para facilitar la vida a sus paisanos, propietarios que venden como si detrás de ellos nada existiera y que luego encabezarán manifestaciones racistas y xenófobas argumentando que lo malo que les ocurre a ellos y a sus hijos llega de fuera, sin darse cuenta de que ellos abrieron la caja de los truenos al permitir que se instalara en su sociedad el desarrollo explotador e incontrolado, que es todo lo contrario al deseable progreso humano.

Pero no nos equivoquemos: el mal avanza. Estos propietarios que no respetan las tierras que recibieron de sus antepasados o que compraron especulativamente, estos políticos de piedra y ambición que se mantienen con la coartada de los votos, tantas veces manipulados, estos constructores que edificarán mal y rápido, utilizando esclavos, sin consideración por nada y por nadie, ese grupo conseguirá sus objetivos si los ciudadanos no logramos frenarlos.

Ese es el gran reto que tenemos: utilizar, frente a la ambición inmoral, la inteligencia; frente a las artimañas legales, el peso del Derecho; frente a la rapiña la honestidad; frente a la corrupción, la fuerza de la razón moral y creadora. Los ciudadanos de buena voluntad no pueden ceder, no podemos cansarnos. El Cotillo no puede ser destruido, Fuerteventura tiene que ser preservada, las Islas Canarias no se pueden permitir otra agresión.

Hoy en El Cotillo, ayer en El Berrugo, mañana otra vez en el Berrugo y en El Cotillo y en todos los lugares donde pretendan instalar la destrucción y la muerte nos iremos encontrando, porque es nuestra responsabilidad, porque no podemos permitir que acaben con Canarias.

¡El mejor homenaje, continuar la lucha!
MÁS INFORMACIÓN: http://fuerteventuralimpia.blogspot.com/   

5 comentarios ¡Publica el tuyo! : for José Saramago sobre el Cotillo

  1. El último párrafo de este texto de Saramago lo llevo, con orgullo, en una camiseta que BenMagec sacó hace unos años. El sistema político-electoral se hundió en la miseria, la corrupción es el último destino al que han llegado los partidos políticos que se han autoperpetuado en el poder. El futuro no existe, hay que reinventarlo desde la ciudadanía consciente.

    Spiderman no existe, nadie va a venir a salvarnos.
    Los ecologistas no existen, ni los movimientos ciudadanos. Es responsabilidad y necesidad de cada persona ser ecologista, responder a las injusticias y abusos que le afectan directamente y si le alcanzan las fuerzas trabajar en otras causas, la lista es larga.

    El único homenaje que le puede hacer a Saramago cualquier institución o político en Canarias es simplemente aplicar lo que pidió en este texto y en muchos más. Lo demás, cualquier otra cosa que hagan, es hipocresía inmoral, fuegos artificiales, piñatas y payasadas.

    ResponderEliminar
  2. Que grande fueron sus palabras y lo bueno es q siempre perdurará entre el ser humano, diferente son las tierras, hoy son nuestras y mañana ....baya usted a saber de quien y con q valores se coticen!! Continuemos ésta lucha x nuestras isla Canarias!!

    ResponderEliminar
  3. Es de pena que a pesar de la legión de supuestos culturetas que "pastan" en las instituciones majoreras, no hayan sido capaces de sacar un mínimo pronunciamiento sobre la desaparición del escritor premio nobel Saramago. Todos los días no tenemos el lujo de contar como residente en nuestra tierra a un ciudadano de esa talla moral, intelectual y política.

    ResponderEliminar
  4. la superficie urbanizada de Fuerteventura crecio un 159% desde 1997 hasta 2004!!!!

    http://www.canariasahora.com/noticia/142530/

    ResponderEliminar

Contradicción Canaria

Cuando CC acusaba al Marqués de ser «el último dictador de Europa».

Javier Fernández Quesada

Javier Fernández Quesada. Asesinado por la Guardia Civil española en La Laguna (1977).