El Rector de la ULL expedienta a 23 alumnos por denunciar la tramitación de becas.

Fuerteventura Limpia : jueves, 2 de febrero de 2012 8 opiniones
Documento en el que miembros del sindicato estudiantil AMEC son expedientados por Eduardo Doménech, rector de la ULL, poniendo en práctica una normativa disciplinaria que data de la época franquista por la emisión de un comunicado en el que el grupo claustral denunciaba la mala gestión en la tramitación de becas de alumnos.


Todo ello ha derivado en que se acuse a los miembros de AMEC de dos faltas graves, una por presunta ofensa contra funcionarios de la institución y por el menoscabo a la propia Universidad, una cuestión que considera desmesurada, puesto que podrían conllevar la expulsión, pero sobre todo una causa contra la libertad de expresión.

Insisten desde AMEC que solamente han cumplido con su obligación de defensa de los intereses de los estudiantes de la ULL y nunca ha pretendido menoscabar ni a la institución, ni a dirigentes ni funcionarios de la Universidad, ya que entiende que es impropio de un Estado de derecho que 23 alumnos claustrales comparezcan ante un comité instructor sencillamente por acogerse a un derecho constitucional como es la libertad de expresión.

AMEC tratará de contactar con los grupos claustrales para pedir el apoyo a estos 23 alumnos que están siendo enjuiciados de esta forma, puesto que hasta ahora no han tenido constancia de que alguna organización haya tratado de intermediar en este problema que podría traducirse en la expulsión de la ULL.

Descarga aquí la nota informativa: Click aquí

8 comentarios ¡Publica el tuyo! : for El Rector de la ULL expedienta a 23 alumnos por denunciar la tramitación de becas.

  1. En esta ocasión el subterfugio para el escarnio público ha sido denunciar que la Facultad de Psicología no fue diligente a la hora de tramitar las becas de unos trescientos compañeros a través de un respetuoso comunicado de prensa el 28 de febrero de 2011. Por ello se les acusa de “Ofensa grave de palabra u obra a compañero, funcionario y personal dependiente del Centro” y “Falta de probidad” lo que constituye una falta grave que puede acarrear tremendas consecuencias para los estudiantes.

    ResponderEliminar
  2. Algo tendrá que decir el iltmo.sr. consejero del ramo y catedrático de historia Pepemiguel Perez, a no ser que ni siquiera para estos casos tenga criterio propio y pase de largo ante una arbitrariedad como esta.

    ResponderEliminar
  3. ARRIBA AMEC!!! todos y todas tenemos que defender estos estudiantes que no han hecho nada para tremenda insensatez por parte del rector de la ULL.

    Yo ya me he apuntado a la Plataforma de apoyo!!

    Aqui tenemos que implicarnos todos!!! los ayuntamientos y el cabildo no pueden hacer nada o que?? tambien con este atropello se van a quedar callados???

    ResponderEliminar
  4. Parece que el único y principal problema de nuestra isla son las futuras antenas del ministerio de defensa.
    No pasa nada con que nuestra comunidad tenga el 51% de paro juvenil. Mientras los irresponsables políticos con unos sueldos por las nubes.

    ResponderEliminar
  5. Como ex-estudiante de la ULL, tengo que decir que tanto Domenech como sus conpinches (y hasta quien lo puso ahí a dedo) son unos completos sinvergüenzas pretendiendo llevar a cabo un acto así. Ojalá los chicos de AMEC consigan los apoyos que necesitan, ya que este tipejo está cometiendo una atrocidad contra ellos.

    ResponderEliminar
  6. SEGUIMOS CON LOS EXPEDIENTES... DESDE AMEC... SEGUIMOS EN LUCHA!!!

    ResponderEliminar
  7. Para firmar a favor de la retirada de expedientes a los miembros de AMEC:

    http://actuable.es/peticiones/por-defender-sus-derechos-han-expedientado

    FIRMA Y DIFUNDE!!

    GRACIAS

    ResponderEliminar
  8. Firmas contra el Reglamento de Disciplina Académica de 1954. Ver enlace: http://ks353593.kimsufi.com/firmas/

    ResponderEliminar

Contradicción Canaria

Cuando CC acusaba al Marqués de ser «el último dictador de Europa».

Javier Fernández Quesada

Javier Fernández Quesada. Asesinado por la Guardia Civil española en La Laguna (1977).