La aritmética política y los imputados

Fuerteventura Limpia : miércoles, 23 de septiembre de 2009 5 opiniones
Canarias-Semanal

Cuentan los forofos de López Aguilar que el Secretario General ausente de los psocialistas canarios habría desembarcado en las islas con el honrado propósito de luchar a brazo partido contra la corrupción, regenerar la vida política del Archipiélago y mil cosas más, tan inefables que resultaría absurdo tratar de explicarlas a la “mayoría descerebrada” de la población. Y es que, si los caminos del Señor son - como es sabido - la mar de inescrutables, no debe serlo menos la estrategia elaborada por Juan Fernando para llevar a buen puerto lo que se antoja como una misión divina. De ahí que algunos malintencionados se esfuercen en ver en los nimios hechos una refutación de esta buena nueva, sin comprender que también nuestro hombre se ve obligado a escribir recto sobre renglones torcidos.

Así ha vuelto a suceder tras la moción de censura presentada por los concejales de CC y PSOE en el municipio conejero de Teguise, que ha convertido en nuevo alcalde a Juan Pedro Hernández (CC), con los psocialistas como socios de Gobierno local. Resulta que Don Juan Pedro, quien ya fue alcalde del municipio durante cuatro mandatos anteriores, está imputado por prevaricación, cohecho, tráfico de influencias y blanqueo de capitales, por su presunta participación en una trama de concesión ilegal de licencias urbanísticas. Detalle que no han desaprovechado los enemigos de los pactos de progreso para afear la conducta al Partido Socialista Canario, sosteniendo que tales coyundas resultan incompatibles con el ánimo regenerador que - afirman los creyentes - inspira la acción política de este partido desde el advenimiento de López.

Tales insidias, no obstante, han sido oportunamente contestadas tanto por el secretario insular del PSC en Lanzarote, Carlos Espino, como por el propio Juan Fernando. Espino, que en el 2006 presentó la denuncia contra Juan Pedro Hernández ante la Unidad de Drogas y Crimen Organizado de la Guardia Civil, fue el primero en dejar bien claro que lo cortés no quita lo valiente. O, dicho de otra manera, que la -siempre presunta- corrupción de Hernández no puede ser motivo suficiente para evitar un pacto que requiere “la estabilidad institucional” del municipio.

Del mismo modo, López Aguilar defendió con firmeza la moción de censura, recordando a los “hipercríticos” que ésta ha respondido “a la única aritmética posible, tras la ruptura del PSOE con el Partido de Independientes de Lanzarote (PIL)”. (1) Y es que la aritmética del poder tiene estas cosas. Hasta hace bien poco, la muy puñetera había “obligado” al PSOE de Lanzarote a mantener un pacto de Gobierno con el partido del multiimputado y condenado Dimas Martín en el Cabildo y los ayuntamientos de Arrecife, Teguise, Tías y San Bartolomé. Desde luego, nadie en Lanzarote podía sospechar que el PIL albergase todavía a algún político corrupto. Al parecer, la actividad civil y económica transcurría plácida y normalmente en la isla gracias a la “estabilidad” conferida por dicho pacto. Por eso la sorpresa de los psocialistas resultó mayúscula - según sostienen los seguidores de Juanfer - cuando la Guardia Civil decidió proceder a la detención de un buen puñado de los cargos del Partido de Independientes de Lanzarote, incluido su líder, en el marco de la denominada “Operación Unión”.

Por supuesto, como prueba irrefutable de transparencia y buen hacer los psocialistas de Lanzarote rompieron con tan indignos socios. De esta forma, sin comerlo ni beberlo, la responsabilidad y la aritmética les exige ahora pactar con Coalición Canaria. Obviamente, “por el bien de todos los conejeros”.

A nadie debería extrañarle, pues, que apoyen la vuelta al primer sillón municipal de Teguise de Don Juan Pedro Hernández - quien, cosas de la vida, se inició en esta “política-matemática” como concejal del PIL, allá por los años 80-. El imputado por prevaricación, cohecho, tráfico de influencias y blanqueo de capitales -que será, además, el responsable de Urbanismo, Plan General e Infraestructuras- se ha apresurado a aclarar ante la prensa que “estos hechos no entorpecerán su labor porque las instituciones deben estar por encima de estas cuestiones”. (2) El Secretario General del PSC-PSOE, por su parte, asegura que la unión con tan ínclitos personajes es perfectamente compatible con "el compromiso del partido socialista contra todas las formas de corrupción y de desviación de poder". (3)

Si aún duda usted de su palabra, si se deja llevar todavía por lo que ven sus traicioneros ojos es, sin duda, una señal inequívoca de que continúa preso en La Caverna de lo empírico y la lógica. Pero no desespere. Para ver la Luz le bastará atender con actitud piadosa a las homilías de los apóstoles de Juanfer. No tiene más que escuchar con fe y cada día la “Voz del Pueblo” - o sea, Radio San Borondón - renunciando, eso sí, a la evanescente ilusión de los sentidos.

Referencias bibliográficas:

(1) "López Aguilar sostiene la moción de censura en Teguise y expresa compromiso contra todas las formas de corrupción y de desviación de poder". Revista Digital San Borondón. 6 de septiembre de 2009
(2) "El alcalde Hernández, imputado por corrupción, asume también Urbanismo". La Provincia. 2 de septiembre de 2009
(3) "López Aguilar sostiene la moción de censura en Teguise y expresa compromiso contra todas las formas de corrupción y de desviación de poder". Revista Digital San Borondón. 6 de septiembre de 2009.

MÁS INFORMACIÓN: http://fuerteventuralimpia.blogspot.com/

5 comentarios ¡Publica el tuyo! : for La aritmética política y los imputados

  1. Muy oportuno el artículo, anoche en el programa 59 seg.éste personaje puso de manifiesto su soberbia al no responder a las preguntas que le formulaban los periodistas, escondiendose detrás de la muletilla "eso no es lo que le preocupa a los ciudadanos" dando muestras una vez más de una falta de respeto y desprecio del contrario, rayando en el ridiculo.No es de extrañar que Zapatero lo haya mandado a Bruselas para poder conseguir los apoyos de CC en el Congreso.

    ResponderEliminar
  2. Entre los dos grandes partidos parece que se estan dando caña por casos de corrupción que afectan a sus partidos, es una manera de que entre ellos se deslegitimen y a la vez limpien las instituciones de ladrones. No obstante, no debemos olvidar la responsabilidad moral de los votantes, como cómplices de los saqueos a las arcas públicas si seguimos votando a esa pandilla de corruptos. También, por qué no, debemos mirar más allá y plantearnos una alternativa real, porque este sistema es proclive a corruptelas consentidas de todo tipo

    ResponderEliminar
  3. Que Juan Fernando se encuentra en sus horas bajas, lo demuestra la presentación de su libro que ayer tuvo lugar en el Circulo de Bellas Artes de Madrid, en una sala con una concurrencia de apenas 30 personas entre los que solo se encontraba el concejal del Ayto. de Madrid Pedro Zerolo y los eurodiputados Jauregui y Yañez, el resto escoltas y algún periodista.
    Los de CC no han necesitado realizar muchos esfuerzos "entre todos lo mataron y el solo murió".

    ResponderEliminar
  4. Me gustaría creerle. En Antigua (Fuerteventura) tiene dos concejales gobernando con dos tránsfugas.
    Que recuerde lo que dijo en su día el profesor Tierno Galvan:
    EL PODER ES COMO UN EXPLOSIVO O SE MANEJA BIEN O TE PUEDE ESTALLAR.
    Como secretario general, debería dejar FUERTEVENTURA LIMPIA.

    ResponderEliminar
  5. Hace muchos años, me parecía uno de los mejores políticos que había en españa, me encantaba como hablaba, sabía de lo que hablaba..que decepción, primero fue Corralejo, permitiéndo hacer una monción de censura con él que él mismo había denominado, el último dictador de europa... ahora mismo, es el político que menos respeto me merece. Prefiero incluso a aquellos que él tanto crítica, porque por lo menos, los ves de frente...

    ResponderEliminar

entrevista destacada

Entrevista al SCI de Intersindical Canaria en Fuerteventura.

Javier Fernández Quesada

Javier Fernández Quesada. Asesinado por la Guardia Civil española en La Laguna (1977).