La obscena transparencia del Plan África

Fuerteventura Limpia : miércoles, 18 de julio de 2007 1 opiniones
Que tanto el PP como el PSOE defiendan una política migratoria que deja a cientos de miles de inmigrantes a merced de los empresarios explotadores es síntoma de hasta qué punto ambos partidos defienden la idea de que los intereses de nuestras multinacionales son nuestros intereses. Que la izquierda parlamentaria apoye la aprobación del Plan África es síntoma de la conversión de la izquierda en izquierda capitalista.

"Que los africanos vengan a pedir socorro a los mismos que les roban demuestra su desesperación; que los que les roban reciban su demanda de socorro con balas y palos demuestra la irrevocable ignominia del capitalismo. Podemos hacer guerras lejanas, imponer programas de ajuste estructural, firmar en un despacho un acuerdo comercial y destruir diez países sin violar en apariencia ningún mandamiento. Pero si llaman a nuestra puerta unos hombres que tienen hambre y sed, entonces no nos queda más remedio que romperles la cabeza, dispararles y abandonarlos en el desierto. Se crea o no en Dios, esto es un pecado y un pecado tan vergonzoso, tan sucio, tan abyecto, tan despreciable, que no es raro que hagamos un esfuerzo tan grande por ocultarlo, olvidarlo o justificarlo. Zapatero ha mandado al ejército español a asesinar a un mendigo que extendía la mano, como hacen las bandas de neonazis con los que duermen entre cartones, y España aplaude o calla." Santiago Alba Rico, Vendrá la realidad y nos encontrará dormidos, p. 296.

Mientras diez millones de turistas contribuyen cada año al crecimiento de la economía canaria -en su mayoría, a los beneficios privados de las empresas constructoras y turísticas, a la creación de empleo precario y a la destrucción del territorio y sus ecosistemas-, una avalancha de treinta mil inmigrantes africanos se presenta como una grave amenaza para las Islas.

Como estos últimos no son solventes, hacen su trayecto en embarcaciones precarias y eligen rutas cada vez más peligrosas para evitar encontrarse con los buques de guerra con que les reciben los gobiernos europeos; cuando no mueren ahogados en el intento, sus hoteles son Centros de Internamiento de Extranjeros (CIES), permanentes o improvisados en los sótanos de las comisarías. En estas cárceles encubiertas las personas inmigrantes pueden pasar hasta cuarenta días. Como no son turistas, a la salida de estas prisiones su destino es la repatriación o una orden de expulsión que les condena a trabajar en la economía sumergida, aceptando condiciones de trabajo semiesclavas ante la permanente amenaza de expulsión.

El despliegue militar y policial español en la Frontera Sur (Andalucía, Ceuta y Melilla, Canarias), cada vez más respaldado por la Unión Europea a través del dispositivo FRONTEX, no hace más que incrementarse para interceptar a aquellas personas que osan acercarse a la frontera de la fortaleza europea. Costosos dispositivos de vigilancia por satélite, militares y guardias civiles forman parte de este despliegue humanitario.

Los medios de comunicación han convertido la inmigración procedente del África Subsahariana en una invasión. En una actividad reciente en un instituto, el alumnado multiplicaba por diez, veinte o treinta el número real de personas que habían llegado a Canarias en el año 2006. Su percepción no es tan exagerada si la comparamos con lo dicho por algunos dirigentes políticos: "o creamos allí una zona de prosperidad o nos invaden veinte millones de africanos", "el gobierno ha convertido España en una tierra prometida para toda el África Subsahariana", etc. Si atendemos a la escasa preocupación mostrada por el hecho de que miles de personas mueran ahogadas en el trayecto oceánico, ¿cuáles son las razones de esta amplia cobertura mediática y de este tipo de declaraciones políticas?

Fuente: Glayiu.org - Cambalache - LaHaine
Etiquetado en la(s) temática(s) :

1 comentarios ¡Publica el tuyo! : for La obscena transparencia del Plan África

  1. [quote]Que tanto el PP como el PSOE defiendan una politica migratoria que deja a cientos de miles de inmigrantes a merced de los empresarios explotadores es sintoma de hasta que punto ambos partidos defienden la idea de que los intereses de nuestras multinacionales son nuestros intereses. Que la izquierda parlamentaria apoye la aprobacion del Plan Africa es sintoma de la conversion de la izquierda en izquierda capitalista.[Image]"Que los africanos vengan a pedir socorro a los mismos que les roban demuestra su desesperacion; que los que les roban reciban su demanda de socorro con balas y palos demuestra la irrevocable ignominia del capitalismo. Podemos hacer guerras lejanas, imponer programas de ajuste estructural, firmar en un despacho un acuerdo comercial y destruir diez paises sin violar en apariencia ningun mandamiento. Pero si llaman a nuestra puerta unos hombres que tienen hambre y sed, entonces no nos queda mas remedio que romperles la cabeza, dispararles y abandonarlos en el desierto. Se crea o no en Dios, esto es un pecado y un pecado tan vergonzoso, tan sucio, tan abyecto, tan despreciable, que no es raro que hagamos un esfuerzo tan grande por ocultarlo, olvidarlo o justificarlo. Zapatero ha mandado al ejercito espanol a asesinar a un mendigo que extendia la mano, como hacen las bandas de neonazis con los que duermen entre cartones, y Espana aplaude o calla." Santiago Alba Rico, Vendra la realidad y nos encontrara dormidos, p. 296.Mientras diez millones de turistas contribuyen cada ano al crecimiento de la economia canaria -en su mayoria, a los beneficios privados de las empresas constructoras y turisticas, a la creacion de empleo precario y a la destruccion del territorio y sus ecosistemas-, una avalancha de treinta mil inmigrantes africanos se presenta como una grave amenaza para las Islas.Como estos ultimos no son solventes, hacen su trayecto en embarcaciones precarias y eligen rutas cada vez mas peligrosas para evitar encontrarse con los buques de guerra con que les reciben los gobiernos europeos; cuando no mueren ahogados en el intento, sus hoteles son Centros de Internamiento de Extranjeros (CIES), permanentes o improvisados en los sotanos de las comisarias. En estas carceles encubiertas las personas inmigrantes pueden pasar hasta cuarenta dias. Como no son turistas, a la salida de estas prisiones su destino es la repatriacion o una orden de expulsion que les condena a trabajar en la economia sumergida, aceptando condiciones de trabajo semiesclavas ante la permanente amenaza de expulsion.El despliegue militar y policial espanol en la Frontera Sur (Andalucia, Ceuta y Melilla, Canarias), cada vez mas respaldado por la Union Europea a traves del dispositivo FRONTEX, no hace mas que incrementarse para interceptar a aquellas personas que osan acercarse a la frontera de la fortaleza europea. Costosos dispositivos de vigilancia por satelite, militares y guardias civiles forman parte de este despliegue humanitario.Los medios de comunicacion han convertido la inmigracion procedente del Africa Subsahariana en una invasion. En una actividad reciente en un instituto, el alumnado multiplicaba por diez, veinte o treinta el numero real de personas que habian llegado a Canarias en el ano 2006. Su percepcion no es tan exagerada si la comparamos con lo dicho por algunos dirigentes politicos: "o creamos alli una zona de prosperidad o nos invaden veinte millones de africanos", "el gobierno ha convertido Espana en una tierra prometida para toda el Africa Subsahariana", etc. Si atendemos a la escasa preocupacion mostrada por el hecho de que miles de personas mueran ahogadas en el trayecto oceanico, ?cuales son las razones de esta amplia cobertura mediatica y de este tipo de declaraciones politicas?Fuente: Glayiu.org - Cambalache - LaHaineMAS INFORMACION: http://fuerteventuralimpia.blogspot.com/[/quote] i agree

    PS offtopic [url=http://vidbar.tv]watch movies online[/url] yes all new movies here

    ResponderEliminar

entrevista destacada

Entrevista al SCI de Intersindical Canaria en Fuerteventura.

Javier Fernández Quesada

Javier Fernández Quesada. Asesinado por la Guardia Civil española en La Laguna (1977).